¿Qué es sellar un suelo de mármol? ¿Es necesario?

Un suelo de mármol aporta una apariencia elegante y relajante a cualquier estancia, sea un baño o una cocina. No obstante el mármol es uno de los materiales más caros y si no se trata de la forma correcta, la inversión en este material puede caer en “saco roto”.

Si deseamos tener un mármol que dure mucho tiempo, hay que mantenerlo y protegerlo… Y una de las acciones que se pueden hacer para lograr esa protección es el denominado “sellado”.

¿Es necesario sellar el suelo de mármol? ¿Por qué?

El mármol es un material poroso, es decir, que es vulnerable a la absorción de líquidos.

Si, por ejemplo, se derramara una copa de vino, el vino podría llegar a la superficie del suelo de mármol y eventualmente haría que se manchara o decolorase, especialmente si no se limpia de inmediato.

Los suelos de mármol, como decíamos al inicio del artículo, se instalan en baños y cocinas. Los baños se llenan de vapor mientras los grifos de lavabos, duchas o bañeras están dando agua caliente. Las salpicaduras accidentales del fregadero o el goteo de agua al salir de la ducha o el baño pueden provocar que el piso se moje. Las cocinas emiten vapor mientras se cocina. Una primera amenaza por consiguiente es la humedad de estas zonas de la vivienda.

Si no sella de forma eficiente el suelo de mármol, cualquier mancha (vino, zumo…) o la humedad de estas zonas puede afectar de forma muy negativa, afectando el aspecto brillante.

Por todo ello, es vital que los suelos de mármol estén bien sellados. Con esta solución se obtiene un suelo que puede durar más y mantener sus cualidades de brillo durante más tiempo.